Translate

viernes, 16 de enero de 2015

PEÑA GRACHERA (1931 m) y PEÑA LA CRESPA (2057m) desde Lago de Babia

Paseando encima de las aguas en la Laguna Grande de Babia
 
Ruta realizada el 4 de Enero del 2015
 
Integrantes: Eduardo, Noelia, Elena y Kike
 
Hoy de nuevo nos acercamos a la tranquilidad de los valles y montañas de la Reserva de la Biosfera de Babia. 
Orografía alpina tapizada de infinitos pastos. Esta la característica principal de las tierras babianas.
Pastos aprovechados desde siglos por la ganadería trashumante...
Está documentado que desde la creación del Concejo de la Mesta en el siglo XIII con el fin de organizar la distribución de estos numerosos rebaños que atravesaban anualmente la ibérica por las llamadas Cañadas Reales, llegaron a desplazarse durante el apogeo de La Mesta, en los siglos XVI y XVIII, a estas tierras norteñas provenientes fundamentalmente de tierras extremeñas y andaluzas hasta tres millones y medio de cabezas de oveja merina.
Cañadas que eran a su vez fundamentales para mantener esos caminos limpios de vegetación y crear así anchos cortafuegos
Hoy día, esos desplazamientos trashumantes, se han reducido de tal manera que ya es práctica residual.
La práctica ganadera se ha tornado en este último siglo a actividad minera la cual se refleja en los destructivos desmontes de los cielos abiertos que se pueden contemplar desde numerosos puntos situados en altitud.
Desde finales del 2011 y gracias al trabajo del grupo conservacionista Filón Verde se declararon ilegales por un tribunal europeo todos los Cielos Abiertos situados en Babia y Laciana.
Actualmente, algunas de estas explotaciones paralizadas, se encuentran en proceso de restauración.
 
Ecologistas en Acción ha colaborado con Filón Verde difundiendo su trabajo en el Festival de Cine Medioambiental 2014 en León proyectando el documental grabado por Televisión Española "Territorio Comanche" y con posterior charla y debate de algunos de sus miembros.
También organizamos conjunta, estas dos organizaciones, ruta por Villaseca Laciana y visita a un Cielo Abierto en Junio del año 2014.
Inolvidable excursión de la que recupero aquí varias imágenes:
 
Ascaláfido
Amarilla -Colias crocea-


Familia caballar


Villaseca Laciana
Subiendo hacia el Coronagode (1551m)


Recorriendo un PR próximo a Carrasconte
Río Sil próximo al Puente de las Palomas


Helecho fósil
Rana común -Pelophylax perezi-


Pose de grupo
Cielo Abierto de Carrasconte
Este lugar se encuentra muy próximo al de nuestra ruta de hoy por Lago de Babia.
Precisamente, la carretera que sube a Somiedo desde el pueblo de Piedrafita, hace límite con la comarca de Laciana.
El cielo abierto de Carrasconte se observa desde la cima de la Peña Grachera.
 
 
Mapa de la ruta a Peña Grachera y Peña la Crespa. Dibujada con línea roja discontinua.
La primera parte de esta ruta circular es muy evidente dada la visibilidad que se obtiene desde el mismo valle del arroyo de Lago hacia la Peña Grachera, la cual, se yergue fácilmente accesible por su modelada ladera oeste.
Salimos desde el pueblo de Lago de Babia ( 1300 metros ) por la calle principal que se prolonga hacia el noroeste y donde una pista asfaltada conduce hasta las proximidades donde se asienta la Laguna Grande.
A trescientos metros antes de llegar a este humedal se termina el asfalto para dar paso a una pista de tierra.
En la margen derecha de la laguna ( 1350 metros ), donde pasa la pista, hay un panel interpretativo en el que se identifican las especies de anfibios y peces que allí habitan.
Desde este punto viramos a nuestra derecha para ascender, fuera de senda, por la ladera suroeste de Peña del Puñín entre rala vegetación arbustiva habiendo dejado atrás la Majada de Puñin.
Nuestra intención es alcanzar el cordal oeste de la estirada Peña Grachera.
Para ello debemos superar primero 300 metros de desnivel desde la laguna por una pendiente moderada hasta hollar la primera cota que se divisa por el oeste en el cordal:  identificada esta con el nombre de Peña del Puñín ( 1594 metros ).
Tras llegar al alto de esta peña se abre el paisaje hacia el norte divisándose a nuestros pies la carretera que enlaza el puerto de Somiedo con la aldea de La Cueta a la altura del pueblo de Cacabillo.
Próximo se alza el Pico La Orvia ( 1821 metros ) del que nos separa únicamente el profundo valle horadado por el joven río Sil.
Los siguientes 350 metros de desnivel que nos restan desde el Puñín hasta la cima de la Peña Grachera progresaremos por la misma ladera oeste entre ralas escobas y canchales donde abundan los fósiles marinos.
La pendiente última se suaviza y el ascenso es más cómodo.
A 1850 metros existe un rellano donde se destacan grandes bloques de rocas con alguna considerable grieta. Es el lugar conocido como los Campones.
Seguimos dirección sureste para llegar en poco tiempo a la cima de Peña Grachera ( 1931 metros ).
Allí, la cresta poco a poco se va afilando en su continuidad hacia oriente.
Tras descansar y comer el bocadillo en su agradable cima con vistas a la Babia continuamos por el cordal hacia el sureste pasando por varias cotas de inferior altitud.
En el descenso por esta vertiente hay varios pasos de destrepe fácil.
Enfrente se alza próximo Peña La Crespa ( 2057 m ). Dos de nosotros nos animamos atacarla. Tenemos tiempo y nos motiva conocer esta nueva cumbre.
Primero perderemos altura hasta alcanzar el collado de la Muesa ( 1795 m ).
En el collado me desprendo de la mochila para realizar un rápido ataque a la cumbre.
Los 300 metros de desnivel se salvan por una inclinada y amplia ladera con terreno mixto de canchales y gramíneas. No veo senda.
Alcanzado el cordal de la Peña ( 2049 m ) y con vistas a la pared este y el valle glaciar de Fuenfria conseguimos desplazándonos hacia el sur por la cresta y llegar a la cota superior de 2057 m  de Peña La Crespa.
Desde este punto hay una inmejorables vistas de gran parte de las montañas de Babia; Montihuero, Peña Redonda, Salgueiro, Peña Valgueiro, Pico Pozo Lao o Loma Palomo, los Ubiñas...
Hacia el sur los Montes de León donde destacan el Alto de la Cañada y Pico Penouta.
Hacia el suroeste; Nevadín, Tambarón, Catoute, Arcos de Agua...
Y hacia el oeste los montes de Laciana donde destacan el Cornón y el Muxivén.
Mas distantes asoman los Ancares...pero no me atrevo a distinguir la silueta de ninguno.

Tras ocho contados minutos en la cumbre me dispongo a realizar un rápido descenso con el objetivo de no hacer esperar mucho a quienes nos esperar pacientemente en el collado.

Una vez reunidos todos en la explanada del collado La Muesa donde aflora la Fuente Michán, nos disponemos para el regreso al pueblo bajando de la Muesa por el aliviadero del arroyo hacia el sur para después atajar entre pastizales marchando derechos hacia el pueblo recorriendo la ladera sur de Peña Grachera y pasando por el lugar conocido como Llamas de Ceruchea. - Rumbo suroeste -
Con vistas ya a la aldea de Lago de Babia conectaremos con el "Camino de Labores"
Pista que termina al alcanzar la iglesia del pueblo.

Desnivel de ascenso acumulado de las dos principales Peñas: 950 metros

Tiempo empleado: Siete horas

Dificultad: Fácil sin nieve


A continuación la muestra gráfica de la ruta:

Preparando nuestras mochilas y cantimploras a la entrada del pueblo Lago de Babia.
Merece la pena descargarnos de la clorada agua que portamos de la ciudad para cambiarla por estas inalteradas aguas de manantial de montaña.

Iglesia de Lago de Babia

A la salida del pueblo se puede observar el cordal oeste de la Peña Grachera.
Hacia allí nos dirigiremos tras acercarnos previamente a la Laguna Grande.

Por los blogguers montañeros me informo que el asfaltado de la pista que une el pueblo con la laguna es reciente...
También es reciente las sueltas de la carpa royal en las aguas del humedal.
Dos acciones inapropiadas que han causado un impacto negativo en la conservación tanto de la comunidad piscícola que aquí habitan como es el caso de la introducción de la carpa.

O de la "humanización" del valle acondicionando el acceso a la laguna con asfalto...

Vistas hacia el este desde el camino a la Laguna.
 
A pocos metros del humedal hay esta extensión de asfalto en lo que parece un parking para vehículos.
Desde aquí ya se deja observar hacia el noroeste el pico Cornón.

La nieve se deja desear en este invierno...por el contrario, los hielos, están presentes en los lugares más sombríos de la ruta.
El descenso térmico durante las noches en estas montañas parece que es acusado...

Noelia y Elena llegando a la Laguna Grande de Babia

Paneles interpretativos al borde de la laguna

En este panel se detalla la comunidad piscícola del humedal.
Hoy al estar la laguna cubierta por una espesa capa de hielo nos quedaremos sin observar la vida arriba mencionada...
Mi amigo Eduardo es quien consigue atisbar algunos de los peces moverse bajo la capa helada.
- ¡Que suerte la tuya! -


Noelia y Elena, más prudentes, observan el hielo desde la orilla.
 
Mi amigo Edu, por el contrario, intentará emular el milagro de andar sobre las aguas...
Primero avanzará cauto unos metros cerca de la orilla.
 

A los pocos minutos cogerá confianza y se irá adentrando mas y mas.

 
Desde el congelado aliviadero de la laguna retrato todo el largo del humedal.
Allí al fondo, mi amigo, se ha desprendido de su mochila y se concentra en cruzar transversalmente la laguna.

Alcanzada la orilla opuesta, al regreso, nos brinda con esta particular forma de avanzar por el hielo "remando" con sus bastones.
Este Edu está hecho un valiente.


Tras la entretenida visita a la laguna nos decidimos atacar la ladera oeste de Peña Grachera.
Al fondo ya se deja ver el pico Muxivén.

Noelia y Elena progresan juntas por la inclinada ladera.
Noelia marca el ritmo y su hermana la sigue sin perderla ni un instante de vista.

Ladera salpicada de altas escobas que se pueden sortear muy bien durante el ascenso.
 
La primera cota que nos marca destacada en el mapa es la peña del Puñin ( 1594 metros ).
Hacia ella me dirijo para conocer su cumbre y los secretos paisajísticos que nos sorprenderán en la vertiente opuesta.
Eduardo me sigue la iniciativa.

Noelia y Elena, por el contrario, se concentran en el ascenso a Peña Grachera obviando esta modesta cumbre.

Desde la cima de Peña el Puñín retrato a mi amigo salvando los últimos metros que nos separan.

Este es parte del "panorama" que se muestra ante nosotros una vez alcanzado el cordal.
Al fondo del valle discurre el joven río Sil.
Por encima de él todas las montañas parcialmente nevadas que le aportan aguas: La Llana, picos Blancos, Sierra de Chagüezos...

Eduardo en la cima de Peña de Puñín y con vistas al Cornón ( 2188 m ), el Aspia, la Regada...
 
Desde el Puñín capto con el zoom el avance de nuestras acompañantes.
 
También aprovechándome del zoom capto un primer plano del atractivo Muxivén ( 2027 m ) con sus tres cumbres.
Aun no he tenido el placer de visitarlo...pero espero no tardar mucho.

Más próximo que el Muxivén se encuentra la Peña La Orvia ( 1821 m ).
Por su base pasa la carretera que une el Puerto de Somiedo con los pueblos de Cacabillo, Quejo y la Cueta.

Vista de la cabecera del valle norte de las Chamonas donde se levanta una remodelada cabaña pastoril.

Con el zoom de la cámara capto este primer plano de la atractiva cabaña.

Zoom hacia la ladera oeste de Peña Grachera.
En círculo rojo sitio el lugar donde se encuentran Elena y Noelia.

 

De nuevo aprovecho el zoom para retratar de cerca al Picos Blancos ( 2064 metros ).
 
Noelia y Elena subiendo la Peña Grachera.

En aquella explanada han decidido esperarnos nuestras amigas para seguir juntos hacia la cumbre.
En breves minutos nos reuniremos con ellas.

Pero antes completaremos la panorámica que se observa desde el Puñín.
Desde la cumbre se puede observar toda la extensión de la Laguna Grande de Babia.
También  destaca la montaña que cierra el valle por el oeste; La peña Larga ( 1728 m )

Kike

Majada de Puñín

Noelia ha aprovechado estos minutos para dar buena cuenta de varias piezas de fruta.
Hace muy bien...que tiene que hidratarse con buen alimento.
Ella y lo que le espera... lo necesitan.

Este es el recorrido por el que seguiremos, sin indicación alguna, directos, al cordal de Peña Grachera.

Una gran bandada de Chovas Piquigualdas nos cruza bajo nuestra vertical.


Sigo vigilante el avance de Noelia y Elena.
Atrás asoman las peñas próximas al Alto de la Cañada ( 2157 m ).


Edu, ágil como un duende, ya nos ha cogido distancia y se encuentra a pocos metros de asomarse al cordal.

Para nuestra amiga Elena se trata de su primera cumbre con nosotros.
En este lugar parece no estar muy convencida de lograr el objetivo que nos marcamos a la salida...
Su hermana Noelia y yo la animamos a seguir.
Ha subido muy bien hasta aquí y creemos que podrá superar los metros que nos restan hasta la cumbre de Peña Grachera y disfrutar allí arriba, junto a nosotros, de las estupendas vistas que, seguro, nos encontraremos.

 
En esta pedregosa canal observamos claras muestras del pasado marítimo que tuvo este lecho...
 
Vistas sin zoom hacia el oeste.

Habiendo superado una primera rampa corta desde la canal pedregosa accedemos a una llanura herbosa conocida en el mapa del IGN como Los Campones.
Desde allí diviso a Edu progresando en la recta final de la ascensión a Peña Grachera


Desde esta semillanura situada a 1850 metros dirijo el objetivo de mi cámara hacia las montañas que se observan al norte como Peña Salgueiro ( 2148 m ).

Hacia el noreste destaca la Peña Redonda mostrándonos la pared que cae sobre el valle de Fonfría.
 
Y hacia el noroeste el cercano Pico Orvia junto a la más distante techo de Laciana: el pico Cornón.
 
A Edu le veo diminuto dibujarse en la cresta.
A él le falta poco...
Tras sus pasos voy.


Pala final de la Peña Grachera

Tras pasar un caos de grandes bloques llegamos a la cada vez más definida cresta en la que, al fin, se observa la cumbre que marca nuestro primer objetivo.

Próximas se encuentran otras montañas a las que nunca he ascendido.
La más cercana es la Peña la Crespa.
Eduardo me comenta la posibilidad de ascenderla...
Yo le contesto en que lo discutiremos tras la parada técnica en esta cima para reposar y comernos nuestro bocadillo.

Noelia y Elena se aproximan al caos de grandes bloques existentes cerca de la cima.


Abajo ha quedado la Laguna Grande de Babia.
600 metros de desnivel nos separan.

Las dos chicas enfilando la cresta cimera con vistas al pico Cornón.
 
En la cima de Peña Grachera en la que no observo buzón de cumbres reposo mi mochila a la espera de que se reúnan conmigo Noe y Elena.

Edu se ha desplazado unos cuantos metros más hacia el este.
Tras la foto de cumbre nos reuniremos con él para poder comer todos juntos.


Noelia y Elena en la cumbre de Peña Grachera ( 1931 metros )

Desde la Peña Grachera retrato el cordal este que pronto recorreremos y el itinerario de ascenso a la Peña la Crespa desde el collado la Muesa.

En la cima disfrutando del bocadillo, paisaje, buen tiempo y compañía.
 

Vistas hacia el norte donde se adivina abajo el pueblo más alto de León; La Cueta ( 1446 metros ).
En la imagen siguiente acerco con el zoom de mi cámara este pequeño pueblo de altura...
 
Pueblo de la Cueta

 
Foto de cumbre en la Peña Grachera: Elena, Edu, Noelia y Kike
 
Esta es una recopilación de unos pocos fósiles marinos que he encontrado en las proximidades.
Distintas variedades de Conchas, corales y anélidos...
Toda la montaña  Babiana y parte de Laciana se encuentran repletos de fósiles.
Esto dice mucho de los cambios geológicos a lo largo de la historia de la tierra.
Lo que hace más de 300 millones de años fue línea costera...hoy se encuentra a casi 2000 metros de altitud sobre el nivel del mar.
 ¡ Sorprendente !

Detalle de la piedra con corales y de los fósiles de anélidos

Iniciando el descenso hacia el collado la Muesa.
La cresta se vuelve más escarpada y deberemos emplear nuestras manos para efectuar algún destrepe.


En concreto se pierden unos 300 metros de altura para llegar al collado.
 

Noelia aconsejando a su hermana en este paso escarpado.
 
Seguimos lento pero seguros el avance por el entretenido cordal.
 

Hay algún tramo que debemos buscar el mejor acceso para superarlo.
Los bloques, grietas y neveros son constantes en este cordal este.

Para atravesar los neveros helados debemos cantear muy bien con las botas en donde presenta menor pendiente.
Solo así conseguimos superarlos sin resbalones ni sustos.


En este balcón sobre Babia le pido a Noelia que me saque foto.
Pena de que las montañas no hubieran estado más nevadas como toca para estas fechas.
En todo caso es espectacular.

Descendiendo por el canchal hacia el collado la Muesa.

Vista atrás al cordal este de Peña Grachera recién superado.
 
Queda una última cota sin nombre antes de perder más metros hacia el collado.
¡ Allá que voy !
A mi iniciativa se suma Elena que parece haberle cogido el gusto de la ascensión a cumbres.

Aquí tenemos a la campeona: Elena Tascón

Hace rato que he perdido de vista a mi amigo Edu.
Él ha salido disparado hacia la Crespa.
Por mi parte también tengo decidido su ascenso y me despido en este terreno más cómodo de mis dos acompañantes.
Nos esperarán aquí hasta que descendamos.

Vista atrás hacia la parte final del cordal de Peña Grachera que cae sobre la explanada de la Muesa.
Decido  asaltar la Crespa en un ataque rápido y ligero.
Abandono por un momento la mochila en el collado y me desprendo del jersey de lana.
Es hora de correr un poco.

Cogiendo altura por la amplia ladera de la Crespa retrato el collado la Muesa e indico con flecha roja la dirección que seguiremos para salir de allí y retomar la vuelta al pueblo.

Este es el terreno que me encuentro en el ascenso.
Tojos, gramíneas, canchales y pequeños neveros...
Voy dándolo todo con agilidad y esfuerzo para así no hacer esperar mucho tiempo a mi amigo Edu.

En poco más de 20 minutos supero los 300 metros de desnivel que me separan de la arista de la Crespa.
Desde arriba existen unas magníficas vistas del valle de la Fuenfría por el que pasamos hace un par de años a nuestro descenso del pico Montihuero en dirección a la Riera.


He llegado al cordal...pero la cima principal parece levantarse a la derecha de mi posición.
Hasta allí me desplazo raudo.
Me sorprende no encontrar a Eduardo arriba.
Pienso que quizás ya esté de vuelta al collado y que hubiera descendido por otro itinerario al mío.

Unas pocas fotos del extraordinario paisaje que nos regalan estas bellas montañas.
Próximas están la Peña Salgueiro, la Peña Redonda...y presidiendo el valle; el pico Montihuero.

Desde la cima principal observo detenidamente la escarpada arista norte de Peña La Crespa.
Ni rastro de mi amigo.

Zoom hacia el macizo de las Ubiñas donde se observan unas curiosas nieblas a media altura.



Hacia el oeste se observan los montes hoy visitados y más hacia poniente las elevaciones de la comarca de Laciana.

Al sur también quedan montes...como el pico Penouta ( 2108m ) y el Alto de la Cañada ( 2154 m ) situados en la divisoria con el valle del río Omaña situado al sur de esta cadena montañosa.

Vistas de nuevo hacia los Ubiñas.

Estoy solo y toca hacerse la foto testimonial de cumbre.
Es por ello por lo que toca poner la cámara en automático.
Los diez segundos que pongo de retardo no son suficientes para colocarme en la cúspide de la Crespa.
De esta manera la foto me pilla en el instante en el que me desplazo corriendo.
Al verla  decido no repetir la operación.
No quiero hacer esperar al grupo que me estará esperando abajo.


Al trote entre las pedreras bajo en corto tiempo hacia la explanada de la Muesa.
Allí paso por donde aflora la Fuente Michán.

Desde la distancia observo que me están esperando en un antecollado superior al que debemos seguir para nuestro regreso.
Hago este marcado trayecto que me separa del grupo.

Pero en ese antecollado no encuentro esperando más que a Noelia y Elena.
A Eduardo no lo han visto ellas llegar.
Decido llamarle al móvil.
Por suerte encontramos buena cobertura en estas orografías...
- "¡ Edu !. Donde estás?"-
- " Estoy aquí arriba haciendo fotos...y tú ¿por donde andas?"
- " Pero si yo ya estoy abajo...y arriba...¡ no te he visto !. ¿por donde has subido?"-

Nada...que parece que nos debimos cruzar y no nos hemos enterado.
Tiene gracia la cosa...
-¡ No será por falta de visibilidad en esta montaña ! -

Apurando el zoom de 35 aumentos de mi cámara retrato a mi amigo Eduardo en la cima de la Crespa.

Con la compañía ya de Noelia y Elena nos dirigimos derechos hacia el collado la Muesa donde nos reencontraremos con Eduardo.


Eduardo bajando al trote por la ladera oeste de la Crespa.
Hablamos de nuestro despiste cuando nos reencontramos.
Por su parte ha hecho unas cuantas fotos durante su larga estancia en esta cumbre.
Por mi parte estuve nada más que cinco minutos.
Él ha captado detalles que yo, por mis prisas, no he visto.
Entre otros un precioso belén de cumbres.

Por  las horas que nos marcan en las propiedades de cada foto comparamos, ambos, el tiempo de entrada y salida de la cumbre.
Por mi parte debí empezar el descenso de la Crespa en el momento que  Edu llegaba al extremo opuesto de la arista.
También hay que decir que mi amigo llevó la carga de su mochila en todo momento y que no había curado del todo un fastidioso catarro...

Descendiendo todos juntos desde el collado la Muesa hacia el lugar conocido como Cascalamanrres.


Mientras no lleguen las nieves, estos caballos, apuran los siempre verdes pastos de estas montañas.
 
Desplazándonos y perdiendo altura hacia las Llamas de Ceruchea.
La Peña Larga, que se yergue en la posición de la Laguna Grande de Babia, es una excelente referencia para no desorientarnos.


El largo cordal de Peña Grachera con sus distintas cotas va quedando atrás.


Vistas desde las Llamas de Ceruchea a las Peñas de la Grachera



Un despistado Diente de León -Taraxacum officinale- florece en este inusual mes de Enero.

Esta es una curiosa planta espinosa que no logro identificar. Encuentro varios ejemplares por la ladera sur.

Las cárcavas en las Llamas de Ceruchea.
 
Noelia intenta no perder demasiada altura para alcanzar de este modo la ladera que cae sobre el pueblo Lago de Babia.

Marchando campo a través por los infinitos pastizales de estas montañas.


El sol se oculta tras la Peña Larga en el mismo momento en el que divisamos el pueblo.
 
Zoom hacia los últimos rayos de sol de este día.

Es fácil el descenso por la ladera.
Algunos de nosotros optan por perder altura poco a poco haciendo zig zag.
De este modo no castigaremos tanto los músculos de retención de nuestras piernas.

Próximo al pueblo enlazamos con esta pista conocida como "Camino de Labores".
 


Hórreo en Lago de Babia
Después de esta agradable excursión nos disponemos para el regreso a León con nuestro coche.
El día no ha acabado y todavía nos sorprenderá con preciosas estampas...

Cerca del desvío hacia los pueblos de Robledo y Cospedal detenemos unos segundos el vehículo para retratar de cerca la vertiente suroeste de la Peña Ubiña y los Fontanes,
 
Especialmente me llama la atención esa vertiente de los Fontanes por la que ascendí en solitario al Prau Fontán ( 2357 metros ) hace ya unos años.
En línea de puntos rojos el trayecto que seguí...
La diferencia que en aquella ocasión apenas había nieve.
Hoy se observan huellas de montañeros en la nieve de esa inclinada canal.
Para otra ocasión queda el atacar otra de las cumbres de este cordal que me quedaron pendientes; Fontán ( 2414 metros ).

A nuestro paso por Otero de las Dueñas detengo de nuevo el coche para plasmar con la cámara la espléndida luna llena...

Y con esta imagen de la noche que invita al sueño y al descanso nos despedimos hasta otra novedosa ruta por nuestras queridas montañas.

3 comentarios:

  1. ¡Vaya con peña Grachera y peña La Crespa!
    Estas cumbres y parajes de Babia os han dado de si para una provechosa jornada montañera.
    No habéis perdido detalle del recorrido aprovechando la jornada de buen tiempo y disfrutando, desde primera hora, con el paseo junto y sobre la helada laguna, abriendo pulmones por vistosas y herbosas laderas, para culminar en la cumbre de una peña Grachera ejemplar.
    Son muchas las panorámicas de interés en este recorrido pero... ¡Una pasada la foto en que vienen las dos chicas enfilando ya la cresta cimera, con ese bello Cornón de fondo!
    Claro que, además del zoom, también había que usar el macro, pues el paraje rebosa de manto fosilizado.
    Y además tuvísteis tiempo de jugar al escondite... este 'Edu' que tiene la virtud de perderse con facilidad (entre otras) jejeje.
    El día redondo, la crónica excelente y el cierre... ¡qué podemos decir de la hermosa dama que lució esa noche! También 'Ojolince y Sra.' de vuelta de la sierra de Madrid nos detuvimos a contemplarla y echarle algunas fotos... ¡¡es irressitible!!
    Un abrazo de 'Ojolince y Sra.' a 'Naturkike y Sra.'

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Juan Miguel por el comentario.
    Desde luego hay que aprovechar los días libres donde el tiempo acompañe para salir a la montaña y disfrutar con plenitud.
    Este día hubiese sido pecado quedarse en casa...No podíamos pedir mejores condiciones de la meteo para un día de Enero.
    Ahora ya vienen las borrascas de frío y nieve...
    Ayer sábado ya fuimos a pisar y ver blancas las montañas. ¡Ya teníamos ganas !
    Pero eso ya irá en próximas publicaciones.
    A ver cuando vemos tu actualización de la Sierra de Madrid que seguro que promete.
    Un abrazo:
    Kike

    ResponderEliminar
  3. Un espléndido reportaje perfectamente documentado. Muchas gracias por compartir. Saludos

    ResponderEliminar